El watermarking o marca de agua digital es una técnica de ocultación de información que forma parte de las conocidas como esteganográficas. Su objetivo principal es poner de manifiesto el uso ilícito de un cierto servicio digital por parte de un usuario no autorizado.

Concretamente, esta técnica consiste en insertar un mensaje (oculto o no) en el interior de un objeto digital, como podrían ser imágenes, audio, vídeo, texto, software, etc. Dicho mensaje es un grupo de bits que contiene información sobre el autor o propietario intelectual del objeto digital tratado (copyright).

CARATERÍSCAS:

A una técnica de watermarking se le suele exigir que sea:

  • Imperceptible: que sea invisible al observador
  • Que no degrade el objeto
  • Robusta: la eliminación o reducción de la marca debe ser difícil o idealmente imposible sin degradar la calidad del objeto digital. Así mismo debe soportar procesos habituales de transformación (compresión, filtrado, conversión de formato, distorsión geométrica,…)
  • No debe ser ambigua: la marca debe identificar inequívocamente al propietario intelectual de tal forma que pueda reclamar su pertenencia.

Pese a estas premisas también existen marcas de agua que son perceptibles y que degradan el objeto, como por ejemplo, las marcas de agua superpuestas a imágenes indicando la propiedad de las mismas.

Otra técnica relacionada con ésta es el fingerprinting o huella digital, donde se introduce en el objeto digital una marca que además de contener información sobre el copyright, contiene información del usuario que ha adquirido los derechos de uso de ese objeto. De esta forma se puede perseguir la distribución ilegal de servicios digitales.

 

FUENTE: wikipedia.

 

Anuncios